voy a contarte algo sobre mi

Hace algo más de 8 años, me trajeron de Japón un amuleto, es un Daruma, un pequeño muñequito rojo. Quien me lo regaló me contó que tenía que pensar en algo que deseara mucho y por lo que estuviera dispuesta a apostar firmemente. Una vez tuviera clara mi meta debía pintarle uno de los dos ojos mientras pensaba en ese deseo y a partir de aquel momento luchar cada día para cumplirlo y así poder pintarle el otro ojo… 🙂 

Ya han pasado algo más de 8 años y mi Daruma sigue con tan solo un ojo pintado (es que era un gran deseo) pero mientras tanto… ¿Te imaginas la de cosas que han pasado?… 

Eso no te cuenta mucho de mí, o sí, según como lo veas, ¿con un ojo o con los dos? (es una broma) …

Haz click en los botones para saber más.